Frases de Educación

  • No podemos modelar a nuestros hijos según nuestros deseos, debemos estar con ellos y amarlos como Dios nos los ha entregado.
  • Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad.
  • Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.
  • El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.
  • Mediocre alumno el que no sobrepase a su maestro.
  • Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.
  • Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña.
  • Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ningún teoría.
  • Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.
  • Fórmate tú en vez de esperar a que te formen y modelen.
  • Realmente, sólo los padres dominan el arte de educar mal a los hijos.
  • Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida.
  • El que no da un oficio a su hijo, le enseña a ser ladrón.
  • La enseñanza se ha puesto muy complicada, y uno ya no sabía ni qué enseñar, ni cómo enseñar, ni a quién enseñar.
  • Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender.
  • Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.
  • Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer.
  • Rechazo toda violencia en la educación de un alma tierna que se adiestra para el honor y la libertad.
  • Dos excesos deben evitarse en la educación de la juventud; demasiada severidad, y demasiada dulzura.
  • El hombre comienza en realidad a ser viejo cuando cesa de ser educable.
  • La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la Humanidad?
  • La educación es el pasaporte hacia el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él en el día de hoy.
  • Aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede.
  • Personalmente siempre estoy dispuesto a aprender, aunque no siempre me gusta que me den lecciones.
  • Donde hay educación no hay distinción de clases.
  • Cuanto más numerosas son las cosas que quedan para aprender, menos tiempo queda para hacerlas.
  • Formarse no es nada fácil, pero reformarse lo es menos aún.
  • Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis.
  • La única defensa contra el mundo es un conocimiento perfecto de él.
  • O se aprende educación en la propia casa o el mundo la enseña con el látigo, y nos podemos hacer daño.
  • El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.
  • El valor de una educación universitaria no es el aprendizaje de muchos datos, sino el entrenamiento de la mente para pensar.
  • Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar.
  • Es un gran error suponer, que el imperio que se establece sobre los hombres por la fuerza, sea más agradable y permanente, que el que se funda sobre el amor.
  • La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.
  • Ésta es nuestra obligación hacia el niño: darle un rayo de luz, y seguir nuestro camino.
  • Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.
  • A pesar de que ya soy mayor, sigo aprendiendo de mis discípulos.
  • Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.
  • El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento.