Frases de Muerte

  • La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo.
  • Ni el sol, ni la muerte pueden mirarse fijamente.
  • La fuente de todas las miserias para el hombre no es la muerte, sino el miedo a la muerte.
  • Diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte.
  • La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos.
  • ¿Quién no sabe que en México seguimos al pie de la letra el precepto bíblico de alabar a los muertos? A los vivos los elogiamos cuando pueden darnos algo.
  • Me anuncian la muerte de uno cuya presencia no me entusiasmaba y pienso: yo no pedía tanto.
  • Cuando eres consciente de la muerte, acabas asumiendo tu propia soledad.
  • Cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas.
  • ¿Por qué no salir de esta vida como sale de un banquete el convidado harto?
  • La muerte tiene una sola cosa agradable: las viudas.
  • Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.
  • Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo que perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón.
  • Existe algo tan inevitable como la muerte: la vida.
  • No hay muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia pone en cuestión al mundo. La muerte es un accidente, y aun si los hombres la conocen y la aceptan, es una violencia indebida.
  • La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes.
  • La mejor tumba es la más sencilla.
  • La muerte no es más que un sueño y un olvido.
  • Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.
  • Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.
  • Después de todola muerte es sólo un síntomade que hubo vida.
  • No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.
  • La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.
  • El día de tu muerte sucederá que lo que tú posees en este mundo pasará a manos de otra persona. Pero lo que tú eres será tuyo por siempre.
  • El muerto al hoyo y el vivo al bollo.
  • La muerte es el comienzo de la inmortalidad.
  • La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo -¡Dios, qué fatal memoria!-, y los que por ahora vamos librando, saltando de bache en bache como mariposas o gacelas, jamás llegamos a creer que fuera con nosotros, algún día, su cruel designio.
  • Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.
  • La muerte sólo será triste para los que no han pensado en ella.
  • La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.
  • La muerte es dulce; pero su antesala, cruel.
  • Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte.
  • No le temas tanto a la muerte, sino más bien a la vida inadecuada.
  • Qué injusta, qué maldita, qué cabrona la muerte que no nos mata a nosotros sino a los que amamos.
  • La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros.
  • Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo.
  • La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.
  • El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.
  • No basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda y alegre.
  • La muerte para los jóvenes es naufragio y para los viejos es llegar a puerto.